Urticaria

La urticaria se caracteriza por la aparición de ronchas rojizas en la piel que pican mucho y pueden provocar una sensación de ardor.

Las ronchas o habones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo de forma aislada y con un tamaño reducido o bien abarcar grandes zonas en las que las lesiones confluyen.

Estas ronchas, individualmente, pueden durar desde unos minutos hasta máximo 24 horas; aunque el brote de lesiones puede durar semanas o incluso meses, desapareciendo las primeras ronchas y apareciendo otras nuevas en otras localizaciones del cuerpo.

Cuando el brote de ronchas desaparece en menos de seis semanas, la afección se conoce como urticaria aguda, mientras que hablaremos de urticaria crónica si dura más de seis semanas.

En algunos casos, las urticarias pueden estar provocadas por el frío, el sol, el ejercicio físico, el agua caliente, por alteraciones inmunológicas o por exponer la piel a presiones excesivas.

La ansiedad y el estrés, aunque no son causa de la urticaria, siempre empeoran el brote.

Cuando la inflamación afecta a partes más profundas de la piel, las lesiones duelen más que pican, y esto se conoce como angioedema. Aunque puede afectar a todo el cuerpo, el angiodema suele aparecer alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies y los genitales.

Se debe acudir al dermatólogo para que este pueda hacer un diagnóstico adecuado e intentar determinar el desencadenante que pueda estar provocando la urticaria (y así evitarlo en la medida de lo posible). También para mejorar los síntomas con la prescripción del tratamiento adecuado, especialmente en aquellos casos en los que la urticaria es crónica o genera mucho malestar.

Haga una consulta ahora

Hable con un asesor