Limpieza facial profunda

La piel del rostro está expuesta todos los días a los cambios del clima, radiación solar, viento y contaminación ambiental. Con el lavado de la cara diario no es suficiente para tenerla realmente limpia, ya que se puede ir acumulando exceso de sebo, puntos negros y células muertas. La limpieza facial profunda es un proceso por el cual mediante una determinada metodología, personalizada siempre para el tipo de piel que se nos presente, se realizará una renovación epidérmica , es decir, eliminaremos las células muertas existentes, además de una extracción de puntos negros y espinillas, por lo cual obtendremos una piel totalmente renovada.

En cada limpieza facial primero se inicia con la eliminación completa de maquillaje, cremas y suciedad residual. En un segundo paso bajo el vapor de ozono se empiezan a dilatar los poros de la piel para luego proceder con la extracción de puntos negros y espinillas. Después se procede con la exfoliación para retirar las células muertas.

La selección de la mascarilla que se aplicará depende del tipo de piel y de los aspectos que se requieren reforzar( hidratar, rejuvecenecer, desmanchar).

El tónico y demás productos aplicados al final tiene la finalidad de regular el pH de la piel además de la función antiinflamatoria y antiséptica.

Los dermatólogos recomiendan la realización periódica de limpiezas faciales profundas para poder mantener la salud de la piel.

Haga una consulta ahora

Hable con un asesor