Hongos

Las enfermedades infecciosas de la piel causadas por hongos se denominan micosis cutáneas. Estas infecciones por hongos pueden aparecer en la piel, el cabello o las uñas ; y reciben habitualmente el nombre de tiñas.

Una de las infecciones fúngicas más comunes es la denominada como pie de atleta, que debe su nombre por ser frecuente entre deportistas y afectar a las plantas y dedos de los pies.

Otra infección por hongos habitual es la candidiasis, y se instaura generalmente en mucosas, y zonas con pliegues como las ingles.

Las uñas son estructuras que con frecuencia pueden ser infectadas por hongos, produciendo una deformidad importante y alteran su color. Una combinación de diferentes factores como la predisposición genética, la humedad y el contacto logran que de inicio a la onicomicosis.

Los hongos necesitan un lugar cálido, oscuro y húmedo para crecer, por lo que las duchas, las piscinas y los vestuarios públicos pueden ser un foco de infección. También una higiene incorrecta, un calzado oclusivo, la humedad y las lesiones en la piel y las uñas pueden favorecer las micosis.

Estas infecciones pueden producir enrojecimiento, picor y escozor en la zona afectada, y a veces, agrietamiento y fisuras en la piel.

El dermatólogo es quien debe examinar la piel y las lesiones para determinar el tipo de infección fúngica y el tratamiento más adecuado a seguir. En ocasiones se necesitan pruebas de laboratorio para apoyar el diagnóstico.

Haga una consulta ahora

Hable con un asesor