Botox

Con la aplicación de Botox (toxina botulínica) se trata de disminuir lo acentuado de las arrugas dinámicas, conservando las características naturales de cada persona.

Las arrugas dinámicas son aquellas que se froman al hacer algunos movimientos repetidos en el rostro, como por ejemplo sonreir, cara de enojado ( ceño fruncido) y cara de sorprendido (elevando las cejas). La toxina botulínica produce un bloqueo entre el nervio que da la señal para realizar el movimiento y el músculo encargado de realizar la mímica facial.

El Botox se aplica mediante microagujas, la anatomía facial de las personas tienen variantes anatómicos que se debe de tener en cuenta a la hora de elegir la técnica de inyección que se va a utilizar y la cantidad del producto.

El resultado de la aplicación se empieza a notar en los primeros 3 días, y la cantidad de tiempo que le dure el efecto varía entre 3 y 6 meses.

La frente, el entrecejo y las patas de gallo son los sitios más comunes de aplicación del Botox, pero también se puede usar en el cuello, arrugas peribucales, mentón y mandíbula.

La forma de cómo se inyecta en el hombre es muy diferente a la de las mujeres, para poder mantener algunos rasgos distintivos.

Recuerde que el objetivo de este tratamiento es eliminar las arrugas pero no las experesiones del rostro.

Haga una consulta ahora

Hable con un asesor